El último movimiento alcista implementado por los principales suministradores de etileno en Europa ha tenido su reflejo en el mercado de derivados durante los días posteriores a su publicación, según han afirmado fuentes del sector a ‘El Confidencial Químico’.
Cabe recordar que el valor contractual acordado para las operaciones de etileno realizadas en el Viejo Continente alcanzó en diciembre un rango próximo a los 927 €/Tm., lo que significó una apreciación de 22 €/Tm., en relación a la tarifa vigente en el mes precedente.
Una deriva ascendente que ha quedado retratada en los importes finales acordados a inicios de diciembre por los principales proveedores y clientes de polietileno, los cuales han presentado un incremento cercano a los 50 €/Tm., respecto a los precios fijados en noviembre.
Así pues, la cotización relativa a las operaciones de 24 Tms. de PEBD –polietileno de baja densidad- se ha situado alrededor de los 1.400 €/Tm., incluyendo en la factura los gastos ocasionados por el transporte.
Por su parte, el polietileno de baja densidad lineal –PEBDL- ha experimentado una tendencia alcista similar, elevando el valor de las compras de 24 Tms. hasta los 1.420 €/Tm., para el producto obtenido a partir del 1-buteno y 1.500-1.550 €/Tm. para el fabricado vía 1-hexeno, con la mercancía puesta en destino.
Dicha tendencia creciente ha quedado igualmente retratada en las facturas referentes a las compras de polietileno de alta densidad o de baja presión –PEAD-, elevándose así su cuantía hasta una horquilla que oscila en diciembre entre los 1.450 y 1.500 €/Tm., con los costes del transporte incluidos.
“Se ha detectado un ligero ajuste en la oferta de este polímero, por lo que su cotización ha sufrido un aumento de mayor relevancia que el resto de polietilenos, acercándose más a los 1.500 €/Tm. durante la segunda semana de diciembre que a los 1.450 €/Tm. iniciales”, según ha explicado un experto del sector a esta revista. Aunque aún resulta imposible emitir una predicción certera acerca de la tendencia que mantendrán dichos compuestos en enero, los últimos movimientos bajistas sufridos por el precio fijado para el barril de Brent, así como el rebote registrado por el valor del euro frente al dólar, podrían ejercer cierta presión a la baja en las negociaciones encaminadas a dilucidar el precio de los citados polímeros a inicios de año.
Cabe destacar que la cotización del petróleo ha caído durante los últimos días hasta niveles que no se observaban desde 2008, precipitándose hasta los 39 $ el barril; en tanto que el tipo cambiario existente entre la moneda única y la divisa norteamericana se ha establecido, recientemente, en un dólar con 9 centavos. Ambos parámetros –de conservar sus niveles actuales- anularían en enero la última subida implementada por los fabricantes de la materia prima en diciembre. No obstante, “hay que tener en cuenta otras variables que resultan determinantes en esta ecuación, como puede ser la relación existente entre la oferta y la demanda”, señala la fuente.
Un parámetro –el relativo a la disponibilidad de etileno- que ha tenido una fuerte repercusión a lo largo del presente año en los mercados del Viejo Continente, como consecuencia de la sucesión de fuerzas mayores declaradas en diversas unidades de craqueo sitas en Europa, incidiendo al alza en el precio de este monómero.
En otro orden, dicha deriva alcista ha caracterizado a inicios de diciembre al resto de operaciones efectuadas en los mercados del Viejo Continente, donde se han contabilizado varias adquisiciones de polietileno, cuyos precios finales han experimentado un incremento de entre 50-80 €/Tm., según exponen fuentes del sector consultadas por esta revista, elevando así su cotización media hasta los 1.400-1.430 €/Tm. FD –Free Delivered-, según exponen fuentes del sector consultadas por ‘El Confidencial Químico’.