La tendencia declinante experimentada durante el segundo semestre del año por algunos de los principales insumos que intervienen en el proceso de fabricación del ABS –acrilonitrilo butadieno estireno-, ha impactado a la baja en la cotización de este polímero, la cual ha perdido un elevado porcentaje de su valor en dicho período de tiempo.
En este sentido, se han observado operaciones de ABS llevadas a cabo en los mercados de la Península Ibérica, cuya cuantía se ha situado en diciembre dentro de una horquilla comprendida entre 1.550-1.600 €/Tm., lo que todavía a representado –durante las dos primeras semanas del citado mes- una pequeña erosión, en relación a las tarifas vigentes en noviembre.
Entre los principales motivos que han cuestionado la situación de rollover prevista inicialmente para el duodécimo mes del año, destaca la elevada disponibilidad que existe de este termoplástico actualmente en nuestro país, así como el abaratamiento de dos de las materias primas utilizadas en su producción.
Hay que recordar que el precio relativo al acrilonitrilo ha experimentado en diciembre una ínfima erosión de 2-3 €/Tm.; mientras que, la cuantía referente a las operaciones contractuales de butadieno ha presentado una deriva bajista más pronunciada, con caídas que han rondado los 35 €/Tm.
No obstante, la notable apreciación sufrida por la cotización acordada en Europa para las adquisiciones de estireno, realizadas bajo la modalidad de contrato –alcanzando un precio medio de 995 €/Tm.-, ejercerá una fuerte presión alcista sobre los valores acordados actualmente para el ABS.
Cabe destacar que, algunos de los principales suministradores de ABS que operan en los mercados de la Península Ibérica ya han comunicado a sus clientes que pretenden implementar una subida –como es el caso de Styrolution- de 40 €/Tm.; si bien, dicha propuesta ha contado con el rechazo frontal de los compradores, ya que la consideran excesiva, “teniendo en cuenta el desequilibrio actual entre la oferta y la demanda, por lo que una subida de 20 €/Tm. sería más adecuada”, comenta uno de ellos.
“Además de la elevada oferta de ABS”, continúa la fuente, “hay que añadir la apatía que caracteriza al mercado durante la segunda quincena de diciembre, un factor que podría atenuar o neutralizar las subidas pretendidas por los fabricantes”.
Adicionalmente, la nueva caída registrada por el barril de Brent y la notable apreciación experimentada por el euro frente al dólar pueden repercutir a la baja en los precios contractuales que se acuerden para las principales materias primas en enero. “Algo que podría hacerse extensible al conjunto de polímeros de gran consumo”, añade nuestro interlocutor.
Otra variable que podría entrar en juego entre los meses de enero y febrero, presionando a la baja en los precios del ABS durante el primer trimestre de 2016, radica en la celebración del Año Nuevo chino. Hay que tener en cuenta que, tradicionalmente, se produce un notable descenso de la demanda en el sudeste asiático. “Una circunstancia que, con un tipo cambiario favorable, podría propiciar un aumento de las exportaciones chinas hacia Europa, elevando de este modo su disponibilidad en los mercados del Viejo Continente”, comenta un experto del sector a esta revista.
En otro orden, el precio establecido para las operaciones de policarbonato desarrolladas en diciembre en los mercados de la Península Ibérica ha presentado una continuidad de la deriva bajista que ha definido a este compuesto durante los últimos meses, reduciendo el importe acordado en nuestro país hasta un rango de 2.050-2.100 €/Tm.