Ercros, compañía centrada en la producción y distribución de compuestos químicos asociados al negocio del cloro, ha anunciado que construirá una nueva planta de sosa cáustica y cloro en su sitio de Sabiñánigo (Huesca), que estará cimentada sobre la tecnología de membrana, cumpliendo así con la normativa Comunitaria en materia medioambiental, que entrará en vigor en diciembre de 2017.
La producción de cloro y sosa cáustica mediante electrólisis de membrana, es considerada como la mejor tecnología disponible –MTD- en la actualidad y su capacidad alcanzará un volumen anual de 14.000 y 15.000 Tms., respectivamente.
Parte del cloro obtenido en dicho centro fabril se destinará para la fabricación de ácido clorhídrico, mientras que, el resto permitirá satisfacer las necesidades adicionales de la planta de ácido tricloroisocianúrico –ATCC-, existente en Sabiñánigo, cuando se proceda a ampliar su capacidad de producción. El hidrógeno coproducido permitirá, asimismo, obtener cerca de 2.100 Tms./año adicionales de amoníaco de alta pureza.
El segundo proyecto que prevé acometer Ercros en dicho complejo oscense se centra en la ampliación de la capacidad de la planta de ATCC, que opera en estos momentos al 100 % de su capacidad, pasando de las 22.000 Tms./año actuales hasta las 28.000, lo que supondrá una potencia adicional de 6.000 Tms./año. Esta sería la segunda ampliación de la citada planta, después de que en 2013 se aumentara su capacidad en 6.000 Tms./año. El ATCC –o tricloro- es un derivado del cloro que se utiliza en la desinfección del agua de piscinas, un mercado en el que Ercros es el cuarto fabricante del mundo y primero de Europa.
Para sufragar ambos proyectos -además de llevar a cabo otras actuaciones de menor importancia- la química catalana prevé efectuar una inversión de 28 millones de euros, a desembolsar durante el período comprendido entre 2016 y 2020, según las estimaciones iniciales de la empresa.
En los últimos 10 años, se han llevado a cabo inversiones en la fábrica de Sabiñánigo por importe de 30 millones de euros. Además de la ampliación de la planta de ATCC citada, se ha llevado a cabo la reconversión a la tecnología de electrólisis de membrana de la planta de producción de cloro-potasa y la ampliación de la capacidad de producción de clorito sódico, entre otros proyectos.
Sin embargo, en el horizonte permanece presente el cese de la actividad de la planta de Flix programado por la compañía a finales del año 2017, tras conocerse la salida de Covestro de Tarragona, quedándose así sin el principal cliente al que destinaban buena parte de la producción de este complejo, abocado ahora al cierre.
En la fábrica de Ercros en Sabiñánigo trabajan 204 personas, cuya actividad está centrada en la producción de cloro y sus derivados -ATCC e hipoclorito sódico-, potasa cáustica y carbonato potásico, clorato sódico y clorito sódico, amoníaco y agua oxigenada. Además este centro fabril cuenta con un departamento de I+D+i responsable de numerosos avances técnicos en el tratamiento del agua de piscinas, como son las tabletas de ATCC libres de ácido bórico y la microencapsulación de aditivos en las tabletas de ATCC.