Los principales proveedores de termoplásticos de gran consumo que operan en nuestro país podrían obtener un incremento de los márgenes de beneficio, si logran eludir el traslado del abaratamiento registrado por los costes productivos en enero.

“Aunque el valor contractual relativo a las adquisiciones de etileno y de propileno ha sufrido un descenso significativo a inicios de año, los fabricantes de poliolefinas podrían defender una situación de estabilidad a lo largo de enero, debido al ajuste experimentado por la relación existente entre la oferta y la demanda”, según ha declarado un distribuidor nacional a ‘El Confidencial Químico’.

A día de hoy -4 de enero-, “aún es pronto para poder concretar los posibles movimientos que efectúen los suministradores de este tipo de compuestos, ya que el mercado permanece totalmente adormecido y no será hasta mediados de la próxima semana cuando comiencen a dilucidarse los precios contractuales de los polímeros. Los suministradores no se han pronunciado al respecto todavía”, explica la fuente.

Algunos compradores de polietileno han recibido algunos comunicados alcistas por parte de sus proveedores, lo que ha provocado su malestar y rechazo frontal. “Los márgenes de los fabricantes de este polímero se han duplicado desde el cuarto trimestre de 2014, sustentándose en la carestía de producto que ha padecido desde entonces el Viejo Continente”, explica.

Entre los argumentos esgrimidos por algunos fabricantes para justificar las subidas planteadas en enero, destaca el reciente repunte experimentado por el barril de petróleo, así como el clima de inestabilidad política generado en uno de los países de mayor peso de este mercado: Arabia Saudí.

Además, las importantes interrupciones de producción sufridas en la planta de Repsol sita en Tarragona –como consecuencia de la construcción de la nueva línea de polietileno lineal metaloceno-, así como la retirada de Total Petrochemical del mercado de PE 100 y PE CR –crack resistant-, han elevado la tensión en los mercados europeos vinculados a dicho polímero. “Actualmente, Europa depende en buena medida de las importaciones de polietileno. Está previsto que lleguen al continente varios envíos procedentes del sudeste asiático y de otras zonas del globo, pero, hasta entonces, la escasez de producto permitirá a los fabricantes afincados en el Viejo Continente imponer sus reglas”, comenta la fuente.

“Se están construyendo diversas plantas de polietileno en Estados Unidos y Sudamérica, por lo que una vez se encuentren operativas suplirán las carencias que presentan los complejos europeos, motivadas por su obsolescencia”, añade.

En esta línea, y continuando con la dinámica observada durante las últimas semanas de 2015, diversos expertos del sector auguran una situación de rollover para las tarifas correspondientes a las compras de polietileno de alta y de baja densidad, dada su escasa disponibilidad actual, así como por el buen comportamiento registrado por las ventas en el último bimestre del pasado año.

De este modo, se espera que la cotización acordada para el polietileno de alta densidad –PEAD- no abandone en enero el rango de 1.480-1.520 alcanzando en el mes anterior; mientras que el grado inyección del citado polímero podría mantener su valor intacto entre 1.500-1.550 €/Tm.

Asimismo, los precios de las operaciones de polietileno de baja densidad –PEBD- presentarán en enero una tendencia horizontal similar, permaneciendo prácticamente invariables en torno a 1.400 €/Tm., como referencia de las adquisiciones de camiones completos de 24 Tms.; mientras se estima que el valor de las partidas de PEBDL buteno y hexeno no presenten variaciones de relevancia en sus cuantías de enero, manteniéndose así inalterables alrededor de los 1.420 y 1.520 €/Tm., respectivamente.

Por otra parte, gurús del sector coinciden en afirmar que el abaratamiento -más acusado- sufrido por el propileno en enero, sí que podría impactar en las tarifas de los polímeros derivados del citado insumo, con motivo del equilibrio que presenta el mercado en estos momentos.

Así las cosas, la cotización de los diferentes grados de polipropileno que se comercializan en nuestro país podrían reflejar en enero la deriva bajista sufrida por su materia prima. Sin embargo, y hasta que los suministradores se pronuncien a este respecto, su cotización ha permanecido inmutable durante los primeros días del año en torno a 1.180-1.200 €/Tm. para el grado homopolímero y entre los 1.260 y 1.250 €/Tm., para los grados copolímero random e impacto, respectivamente.

Consolidando el citado sentimiento bajista que predomina en el mercado europeo para las operaciones de polipropileno se sitúa la compañía turca Petkim, que ha iniciado el nuevo año anunciando a sus clientes un descenso generalizado de precios. En concreto, dicho fabricante ha recortado 30 $/Tm. los precios del polipropileno y del polietileno de alta densidad que produce, modificando asimismo a la baja las tarifas relativas al polietileno de baja densidad y PVC, con un descenso de 40 y 25 $/Tm., respectivamente.