IQE –Industrias Químicas del Ebro-, importante fabricante de zeolitas, silicatos y sílice precipitada, ha procedido a la adquisición de las plantas que posee Peroxychem en Zamudio (Bilbao) y La Zaida (Zaragoza), especializadas en la producción de silicatos, según han informado fuentes de la empresa a ‘El Confidencial Químico’.
Cabe recordar que la firma Peroxychem integró las citadas instalaciones en su tejido industrial en 2013, aprovechando el plan desinversor planteado por Foret –antigua propietaria de las mismas-, que contemplaba la venta de todos y cada uno de los centros fabriles que poseía en España, poniendo de este modo punto y final a su actividad fabril en nuestro país. En aquella ocasión, la operación de compra quedó valorada en cerca de 200 millones de dólares –alrededor de 185 millones de euros al cambio actual-.
Aunque Peroxychem también ha manifestado su deseo de desprenderse de las líneas de peróxido de hidrógeno, IQE únicamente ha adquirido las relativas a la producción de silicatos, ya que son las únicas que comulgan con su línea de negocio actual. “Esta operación nos permitirá crecer y ganar capacidad productiva, además de eliminar un posible competidor”, según han manifestado fuentes de la compañía.
La compra incluye la línea de producción de silicatos ubicada en la planta de La Zaida -si bien, esta última se encuentra dedicada, fundamentalmente, a la producción de agua oxigenada, con una capacidad de 52.000 toneladas métricas anuales de dicho compuesto-, y la fábrica de Zamudio, lo que supondrá la conservación de 31 puestos de trabajo.
Constituida en 1958, Industrias Químicas del Ebro produce en su complejo fabril de Zaragoza silicato sódico, metasilicato, sílices y silicato de aluminio, destinando cerca del 60% del volumen obtenido en el polígono de Malpica a la exportación. Entre los sectores de aplicación de las mencionadas materias destacan los relativos a detergencia, cerámica, pinturas y caucho.