La deflagración acaecida el pasado jueves en la planta centrada en la síntesis de amoníaco –concretamente en el horno auxiliar que se utiliza exclusivamente en las operaciones de arranque de dicha planta que Fertiberia posee en Palos de la Frontera (Huelva) - ha propiciado el cierre temporal de la misma y no se estima que dichas instalaciones reanuden la actividad hasta que concluyan las investigaciones que se están llevando a cabo con el objeto de dilucidar las causas del accidente, en el que resultaron heridos de diversa índole tres operarios de la fábrica –uno de ellos ya ha sido dado de alta y los otros dos que permanecen ingresados evoluciones favorablemente, según los últimos datos facilitados por fuentes de la empresa-.

Hay que recordar que este fabricante procedió recientemente al cierre de sus instalaciones en Palos, a fin de realizar las labores de mantenimiento oportunas, correspondientes a la parada técnica que suelen realizarse en este tipo de instalaciones de forma periódica. La capacidad de producción que posee dicha planta alcanza las 400.000 toneladas métricas anuales de amoníaco, 250.000 de urea –la cual se obtiene a partir de la citada materia prima-, 45.000 de Ad-Blue y 5.000 toneladas anuales reservadas a la fabricación de urea cristal.

Aunque esta fuerza mayor declarada en las instalaciones de amoníaco que posee Fertiberia en Huelva ha reducido la disponibilidad de esta materia, no se estima que pueda impactar sobre las tarifas de la misma ni de sus derivados a corto plazo, ya que nos encontramos en uno de los períodos de menor consumo de fertilizantes nitrogenados.