Las restricciones que padece el sector europeo relacionado con el poliestireno desde hace meses, así como la saludable situación que presentan las ventas en estos momentos, ha motivado la emisión de comunicados alcistas por parte de algunos suministradores, anunciando a sus clientes subidas de 20 €/Tm. en enero. Entre los argumentos defendidos por Styrolution –uno de los fabricantes que se ha alineado con el citado planteamiento-, destaca el relativo a la parada de sus líneas de poliestireno sitas en Wingles (Francia), con una capacidad de producción cercana a 180.000 toneladas métricas anuales. Un cierre que se produjo en diciembre con el objeto de facilitar la instalación de nuevas peletizadoras. Una de las líneas ya ha reanudado la actividad, mientras que la segunda lo hará en el transcurso de la tercera semana del año.
Sin embargo, el sentimiento de calma absoluta que ha predominado en el mercado doméstico durante las dos primeras semanas del año ha generado una clara situación de rollover en nuestro país, conservando así intactas las tarifas fijadas en el mes de diciembre. Una estabilidad a la que ha contribuido la última depreciación experimentada por el valor contractual del estireno, que cedía a inicios de año 20 €/Tm. “Los proveedores de PS han logrado incrementar, nuevamente, sus márgenes de beneficio en enero, por lo que opondremos toda la resistencia que sea posible para que la subida propuesta no quede reflejada en las facturas finales”, según ha defendido un cliente final. De este modo, el valor referente a las operaciones de poliestireno cristal ha permanecido inmutable a lo largo de enero en 1.300 €/Tm. -para el producto importado- y en torno a 1.400 €/Tm. para el polímero fabricado en Europa.
Por su parte, las importaciones del grado alto impacto de la citada poliolefina han presentado una deriva lineal parecida en sus cotizaciones durante el primer mes de 2016, manteniéndose así inmutables alrededor de los 1.380-1.400 €/Tm., incluyendo en la factura los gastos del transporte. Asimismo, la cuantía establecida para las compras de este tipo de compuesto elaborado en plantas del Viejo Continente puede alcanzar niveles próximos a los 1.480-1.490 €/Tm. “El incremento experimentado por el consumo de poliestireno en el transcurso de los últimos meses, la reducción de las importaciones y la contracción de la oferta provocada por el cierre de las instalaciones de Styrolution, han convergido cronológicamente para tensar el mercado vinculado a este polímero”, según exponen fuentes del sector consultadas por ‘El Confidencial Químico’.
La reactivación de las líneas de Styrolution y la nueva depreciación prevista para las materias primas en febrero podrían corregir ligeramente la distorsión tarifaria actual.