La multinacional petroquímica Repsol ha recuperado la actividad de su cracker de etileno sito en su complejo de Tarragona, donde cuenta con una capacidad de 702.000 toneladas anuales para la producción del citado alcano.

Superada la situación de fuerza mayor declarada el pasado 31 de octubre, como consecuencia de un incidente técnico, el cracker vuelve a operar con normalidad, mejorando de este modo la oferta de etileno disponible en nuestro país.

Por otra parte, Repsol ha acordado con Talisman Energy la adquisición del 100% del capital social de la compañía canadiense por un importe de 8.300 millones de dólares (6.640 millones de euros), más una deuda de 4.700 millones de dólares (3.760 millones de euros). La operación ha sido valorada favorablemente y recomendada a sus accionistas por el Consejo de Administración de la compañía canadiense de forma unánime.

La operación transformará a Repsol en uno de los principales grupos energéticos privados del mundo, con mayor presencia en países de la OCDE, al incorporar reservas y producción en países de gran estabilidad geopolítica. Además, añade una extensa cartera exploratoria con activos productivos de alta calidad y potencial exploratorio, que aseguran el crecimiento de la actividad en los próximos años.

Talisman Energy aportará a Repsol activos en producción de primera calidad y áreas de gran potencial exploratorio en Norteamérica -Canadá y Estados Unidos- y el Sudeste Asiático -Indonesia, Malasia y Vietnam-, así como en Colombia y Noruega, entre otros países.

Una vez culminada la operación, Norteamérica aumentará su peso en Repsol, al suponer casi el 50% del capital empleado en el área de exploración de hidrocarburos de la compañía. El capital empleado en Latinoamérica será del 22%.

La incorporación de Talisman incrementará la producción del Grupo Repsol un 76%, hasta los 680.000 barriles equivalentes de petróleo al día, y aumentará el volumen de reservas un 55%, hasta alcanzar los 2.353 millones de barriles equivalentes de petróleo. El grupo resultante estará presente en más de 50 países y superará los 27.000 empleados.

Para el presidente de Repsol, Antonio Brufau, “se trata de una operación trasformadora e ilusionante que nos convertirá en uno de los actores más importantes del sector energético internacional y nos permitirá crecer como compañía y reforzar el carácter de Repsol como empresa energética integrada con un proyecto sólido y competitivo”.

“Talisman es un grupo excelente que sumará su experiencia y contrastado conocimiento en activos en producción a los que ya posee Repsol en la exploración en aguas profundas. Todo ello permitirá dar un fuerte impulso al desarrollo del conjunto de la nueva compañía”, añade Brufau.

El acuerdo incrementará los niveles de competitividad de Repsol, aumentará y mejorará el equilibrio de su cartera de activos, potenciará el área de Upstream del Grupo y proporcionará una importante plataforma de crecimiento.

Adicionalmente, la gestión conjunta de activos supondrá unas sinergias de más de 200 millones de dólares -160 millones de euros- al año, fundamentalmente por la optimización de funciones, gestión del portafolio de negocios y exploración, una mayor capacidad de comercialización en Norteamérica y la aplicación de tecnología y mejores prácticas operativas.

La transacción permite adelantar y superar significativamente los objetivos de crecimiento del área de Exploración y Producción –Upstream- de la compañía, enmarcados en el Plan Estratégico 2012-2016, y consolida este negocio como el principal vector de crecimiento durante los próximos años.